La cocina en la que preparamos la comida forma parte del triángulo de trabajo que une las principales áreas de trabajo de la cocina. Actualmente en el mercado gozamos de la posibilidad de elegir entre una amplia gama de productos: cocinas de gas y cocinas eléctricas que se agrupan en tres tipos: vitrocerámicas eléctricas, cocinas eléctricas de hierro fundido y de inducción. ¿Cómo no perderse en el amplio abanico de opciones? ¿Cuál es la mejor elección para nuestro hogar?

Cocinas de gas: ventajas y desventajas
Cocinas de gas: ventajas y desventajas

Cocinas de gas: ventajas y desventajas

La principal ventaja de la cocina de gas es su precio (a partir de aprox. 100 EUR) y una tasa de averías bastante baja. Por otro lado, el gas hace que podamos usarla incluso cuando se va la luz, lo que constituye un activo valioso, sobre todo, para las personas que viven fuera de la ciudad. Es un sistema eficiente y de instalación barata, por no mencionar que los costes del gas son menores que los de la electricidad. Además, hay mucha gente que sostiene que la comida preparada en los fogones es simplemente más sabrosa, por eso, hay tantos restaurantes que cocinan solo a gas. Y este tipo de cocina permite cocinar con llama, siendo así, podemos asar salchichas o freír el pan a fuego vivo. Tenemos más opciones culinarias. Por último, no requiere el uso de recipientes especiales: podemos cocinar tanto en el wok como en las bandejas para asar.

A primera vista, podría parecer que la cocina de gas es la solución ideal, pero la verdad es que no le faltan defectos. En primer lugar, no es tan segura como otros sistemas: siempre hay riesgos de quemaduras y fugas de gas, por eso, es tan crucial hacer revisiones periódicas con frecuencia. Y las cocinas de gas no son equipos de bajo consumo energético, al cocinar con gas perdemos mucho, hasta el 60% de la energía producida. Además, por la construcción de fogones es bastante difícil mantenerla limpia y las emisiones pueden ensuciar los recipientes o las paredes.

Cocinas eléctricas: ventajas y desventajas

Cocinas eléctricas: ventajas y desventajas

La placa de cocina de hierro fundido es la peor opción que podemos tomar si optamos por la cocina eléctrica. Es el equipo más barato, sin embargo, también es la cocina que más consume y no es tan fácil mantenerla limpia. La vitrocerámica es una elección claramente superior: la fuente de calor (que son las resistencias eléctricas) se encuentra bajo la placa el vidrio muy estética. El sistema posee un panel táctil que facilita el manejo y es seguro para los niños que no lo saben manipular. Y el sistema de cocción más moderno y eficiente, que al mismo tiempo es el más costoso, es la cocina de inducción. Debajo de la placa de vidrio tiene bobinas que crean un campo magnético que produce energía térmica. En este caso, la preparación de la comida se hace rápidamente y el consumo de la energía es bajo. La cocina calienta solo el recipiente, la placa en sí no se calienta, lo que la hace más segura, fácil de limpiar y de mantenimiento simple. El diseño muy atractivo visualmente funcionará bien en las cocinas modernas.

¿Y los inconvenientes de las cocina eléctricas? Si se va la luz, no podemos cocinar nada. Las placas necesitan un poco de tiempo para calentar, por lo que incrementa el costo total de su explotación. Y las cocinas de inducción no son baratas y requieren recipientes especiales con base ferromagnética.

cocina

Mejores decoraciones para la cocina en la galería bimago

El siguiente artículo: